Los disparos ilegales cierran el proyecto de 'Murales contra los delitos ambientales' - SEO/BirdLife

Los disparos ilegales cierran el proyecto de ‘Murales contra los delitos ambientales’

A través del proyecto de murales se ha conseguido llegar a más de 3.500 personas en centros educativos y permanecerán en el tiempo para seguir concienciando a otras muchas.

El octavo y último de los murales contra los delitos ambientales se encuentra en el IES Enric Valor, Silla, Valencia. Centrado en los disparos ilegales, pone de manifiesto un problema que afecta especialmente a la avifauna de la Albufera de Valencia.

Hemos desarrollado esta acción de sensibilización, en el marco del Proyecto LIFE Guardianes de la Naturaleza, a través de la pintura de murales en distintos institutos de España de algunas comunidades autónomas donde se registran altos índices de mortalidad ilegal de fauna o destrucción de hábitats. La intención ha sido contribuir a conocer la biodiversidad local y, sobre todo, resaltar algunas de las acciones que se pueden llevar a cabo en la lucha contra los delitos ambientales más registrados de cada zona. A través del proyecto de murales se ha conseguido llegar a más de 3.500 personas en centros educativos y permanecerán en el tiempo para seguir concienciando a otras muchas.

El octavo y último de los murales contra los delitos ambientales se ha realizado en el IES Enric Valor, Silla, Valencia; y se ha dedicado a los disparos ilegales, un problema que afecta especialmente a la avifauna de la Albufera de Valencia.

Estudiantes del IES Enric Valor, en la localidad de Silla, Valencia,

Los disparos ilegales, una grave amenaza

El estudiantado del tercer curso de la ESO del IES Enric Valor, en la localidad de Silla, Valencia, ha participado en la creación de un nuevo mural infográfico. En esta ocasión, el mural representa e informa sobre la cerceta pardilla, una de las especies más afectadas por los disparos ilegales.

Y es que tanto la primera parte teórica como la segunda parte práctica han girado en torno a este delito ambiental. La caza de aves acuáticas tiene fuerte arraigo en Andalucía y en la Comunidad Valenciana, en especial en Santa Pola, el Hondo y la Albufera de Valencia. En ocasiones esa práctica se hace fuera del marco normativo que la regula, registrándose casos de caza ilegal. Así, se han registrado prácticas perjudiciales, como el uso de reclamos vivos, la aportación masiva de alimento o la caza en horario nocturno o en época de veda, poniendo en peligro a numerosas especies protegidas que muchas veces también son objeto de los disparos.

El estudio de Crespo, Solís y Barba desvelaba en 2021 que, apenas en 25 años, ingresaron en los centros de recuperación de la Comunidad Valenciana 2076 aves no cinegéticas de 101 especies diferentes. De entre ellas, había 112 ejemplares de 17 especies amenazadas. El mismo estudio destacaba que había una relación directa entre este tipo de ingresos y el número de licencias de caza expeditadas, al igual que estos episodios de caza ilegal aumentaban cuando era temporada oficial de caza. En definitiva, concluía que, aunque la tendencia es decreciente (porque así lo es también la caza) y pese a las políticas conservacionistas, las aves protegidas siguen siendo objeto de caza ilegal.

De esto puede deducirse, por lo tanto, lo que ya se adelantaba en el estudio Origen y motivaciones de la criminalidad ambiental, publicado por SEO/BirdLife en 2020 en el marco del LIFE Guardianes de la Naturaleza. En él se confirmaba, a través de los testimonios de numerosos agentes medioambientales de diferentes organismos, que las intervenciones que pretenden prevenir y dar respuesta a este tipo de acciones ilegales no están siendo lo suficientemente eficientes.

La cerceta pardilla, la anátida europea más amenazada

De entre las aves más afectadas por los disparos ilegales, cabe destacar las aves rapaces: cernícalo vulgar, gavilán común, busardo ratonero o búho real son las que más los sufren en la Comunidad Valenciana. Sin embargo, si nos centramos en las especies más amenazadas, nos encontramos con aves acuáticas como la cerceta pardilla, la malvasía cabeciblanca, la focha cornuda o el avetoro. Y la mayoría de ellos han sido halladas en humedales protegidos.

Por ello, y elegida por el propio alumnado, este octavo mural ha sido protagonizado por la cerceta pardilla, la anátida más amenazada de Europa declarada En Peligro Critico segun el Libro Rojo de las Aves de España. Además, como recoge el III Atlas de las Aves en Época de Reproducción en España, su área de distribución en la península se ha reducido un 40% en apenas 15 años y el número de parejas reproductoras estaría al borde de la desaparición en los principales lugares donde se reproducía en nuestro país (El Hondo, en Alicante; o las marismas del Guadalquivir, en Andalucía), si no fuera por el éxito de los programas de recuperación. Y, además de la destrucción del hábitat, el cambio climático o la presencia de plomo en el ecosistema, todas ellas amenazas nada despreciables, los disparos ilegales tampoco ayudan a esta especie.

Mural en el IES Enric Valor, en la localidad de Silla, Valencia,

 

Tal como señala David de la Bodega, responsable del Programa Legal de SEO/BirdLife, «la captura y muerte ilegal de aves es un problema para la conservación de multitud de aves en la cuenca Mediterránea, donde según un estudio de BirdLife International mueren unos 25 millones de ejemplares de diversas especies al año. Sensibilizar a la sociedad  donde se producen este tipo de actos sobre este importante impacto a la biodiversidad es esencial para la conservación de muchas especies protegidas y amenazadas”.

Y añade: «un componente fundamental de estos talleres es entender las motivaciones que hay detrás de actos ilegales como este tipo de disparos o cualquier otro tema que hemos tratado en murales anteriores. En numerosas ocasiones, un abordaje reactivo no es eficaz, porque no atiende a estas variables internas y contextuales que lo provocan».

Con este proyecto, SEO/BirdLife ha intentado ponerse en el lugar de las personas involucradas en estos delitos y trabajar la comunicación empática con ellos. «Esto es fundamental, sobre todo, cuando entre sus familiares, amistades o incluso en el propio grupo, hay quienes practican estas actividades. Un discurso impositivo puede ser contraproducente y generar polarización», concluye De la Bodega.

El proyecto Murales contra el delito ambiental

A través de pinturas murales infográficas SEO/BirdLife ha creado conciencia en la sociedad sobre la necesidad de proteger la biodiversidad y poner en conocimiento las herramientas disponibles para luchar contra los delitos ambientales. Este trabajo de sensibilización se ha desarrollado durante abril y mayo de 2022 y se amplió a octubre, noviembre y diciembre del mismo año, en el marco del Proyecto LIFE Guardianes de la Naturaleza.

Muchos de los delitos ambientales han quedado representados en estos murales, cada uno de ellos seleccionado según su incidencia en el mapa. Pardeleo y caza ilegal en Las Palmas; uso ilegal de veneno en Navarra; tráfico ilegal de especies en Madrid; captura ilegal de fringílidos en Barcelona; destrucción de nidos de especies protegidas en Cantabriaincendios forestales intencionados en Cádiz; vertido de hidrocarburos en La Coruña y disparos ilegales en Valencia.

Gracias a este proyecto de sensibilidación:

  • Más de 650 alumnos y alumnas han participado de primera mano en estas acciones, conociendo y adquiriendo los conocimientos y las habilidades necesarias para transmitir nueva información sobre cada especie y sobre sus amenazas a su círculo más cercano.
  • Más de 3.500 personas pueden ver y leer diariamente estos murales y la información que recogen, contando alumnado de otros cursos, profesorado de otras asignaturas, personas adultas que comparten lugar de estudios y otro personal del centro.
  • Más de 25 profesoras y profesores han participado en los talleres formativos con el alumnado con los que, presumiblemente, podrán encadenar el aprendizaje con cursos posteriores. Además, se ha elaborado un resumen de la información y distintos materiales educativos sobre estos delitos y sus especies para poder facilitar esta labor.

El derecho y el deber de cuidar de la biodiversidad

A través del trabajo que implica la realización de estos murales, SEO/BirdLife quiere transmitir a la comunidad educativa que todas las personas somos guardianes de la naturaleza, poniendo en valor el artículo 45 de la Constitución, que señala que la ciudadanía tiene el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona y el deber de conservarlo.

Además, como organización de utilidad pública, ponemos al servicio de la ciudadanía y de las administraciones un portal de denuncias a disposición de cualquier persona que sea testigo de cualquier agresión o incumplimiento de la normativa relacionada con la protección de la naturaleza. A través de un formulario web, cualquier persona que conozca una acción potencialmente ilegal puede comunicarlo a la organización y obtener información sobre cómo hacer llegar su denuncia a las autoridades.

Guardianes de la Naturaleza

El proyecto LIFE, Guardianes de la Naturaleza, contra el Crimen Ambiental, financiado por el programa LIFE de la Unión Europea. Este proyecto pretende mejorar la efectividad y la eficacia de las acciones dirigidas a combatir los delitos contra la naturaleza.

Está coordinado por SEO/BirdLife y cuenta con la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, la Sociedade Portuguesa para o Estudo das Aves (SPEA), y el Servicio de protección de la naturaleza de la Dirección general de la Guardia Civil (Seprona), como socios beneficiarios. Los cofinanciadores son la Dirección General de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Canarias, la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana y el Ministerio para la Transición ecológica y Reto Demográfico (MITECO).

 

Related Posts
X
HAZTE SOCIO/A SUSCRÍBETE