La pesca artesanal y la biodiversidad, principales beneficiarios de la futura Reserva Marina de Conil

Mañana -17 de marzo- se celebra el Día del Mar

Coincidiendo con la celebración mañana -17 de marzo- del Día del Mar, SEO/BirdLifedestaca cómo el diálogo y consenso entre diferentes actores implicados en el medio marino ha dado sus frutos: tras más de 10 años de trabajo, la Reserva Marina de Conil –en la costa gaditana– está más cerca que nunca. Se trata del área marina comprendida entre Trafalgar y Sancti Petri, un espacio de gran riqueza ambiental que, de protegerse, beneficiaría no solo a la pesca artesanal, sino también a otras actividades sostenibles que se desarrollan en ellas. Su creación sería un ejemplo a seguir en la llamada “cogestión”, una fórmula que pretende romper con el clásico modelo de gobernanza y pone en valor una iniciativa conjunta participativa que da protagonismo al sector pesquero artesanal. Los pescadores, junto con organizaciones conservacionistas -fundamentalmente WWF-, han trabajado mano a mano para conseguir proteger este espacio de gran valor ecológico y socioeconómico.

SEO/BirdLife ha pedido a la Secretaria General de Pesca –a través de los comentarios al proyecto de orden de la reserva, sometido a consulta pública– que sea ambiciosa en la propuesta y establezca objetivos claros de conservación y protección de especies y hábitats, y lidere una gestión adecuada y eficaz basada en el ecosistema, así como una vigilancia participativa que fomente las buenas prácticas de cualquier actividad que se desarrolle en la zona.

“Declarar la Reserva Marina de interés pesquero de Conil –apunta Beatriz Barajas, técnica del Programa Marino de SEO/BirdLife– supondría un paso adelante en la ampliación de la Red de Áreas Marinas Protegidas y garantizaría una adecuada conectividad entre espacios, protegidos o no, que presentan unos valores ambientales destacados, especialmente en lo que se refiere a las especies migratorias, cuya presencia se extiende más allá de las zonas actualmente protegidas”.

Pardela cenicienta mediterránea ©Pep Arcos-SEO/BirdLife

Tal y como expone SEO/BirdLife en sus comentarios al proyecto de orden, una buena gestión y vigilancia de la reserva, así como contar con el sector pesquero, permitiría mejorar la salud de los recursos pesqueros de este espacio así como la conservación de su destacada biodiversidad, a la vez que pondría en valor la iniciativa y el trabajo por parte del sector, y la oportunidad de potenciar actividades complementarias como el avistamiento de aves a través del turismo pesquero, consiguiendo una convivencia más armoniosa entre las actividades humanas y la preservación del medio marino. Una filosofía que concuerda con la visión de SEO/BirdLife, como queda reflejado en proyectos como los desarrollados en el marco del Programa Pleamar (Zepamed, Zepamar).

Compromisos nacionales e internacionales
Dicha reserva marina contribuiría al cumplimiento, por parte de España, de diversos compromisos y legislaciones nacionales, europeas e internacionales, tales como la Estrategia de Biodiversidad Europea, que tiene por objetivo declarar el 30% de las aguas europeas protegidas de aquí al 2030, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las Estrategias Marinas, concretamente a conseguir un Buen Estado Ambiental para la Demarcación Sudatlántica. Por otro lado, favorecería la conservación de hábitats y aves recogidos en la Directiva Hábitats y Aves, así como la lucha contra la pesca ilegal, una de las principales metas de la Política Pesquera Común.

Gran riqueza ornitológica
Este espacio colinda con espacios de gran importancia para las aves. En primer lugar, su extremo sur limita con el Área Importante para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad Marina del Estrecho de Gibraltar (IBA ES404), y que se encuentra en fase de estudio para su declaración como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de la Red Natura 2000. Este enclave representa uno de los corredores migratorios más importantes para las aves marinas, por donde atraviesan poblaciones enteras de especies amenazadas en sus viajes entre el Atlántico y el Mediterráneo.

Bahía de Cádiz ©European Space Agency – Seville, Spain,

 

Destaca la pardela balear, catalogada a nivel global por la UICN “en peligro crítico” y reconocida en peligro de extinción por el Catálogo Español de Especies Amenazadas (CEEA), que suele atravesar la costa gaditana en sus movimientos de salida y retorno al Mediterráneo, y a menudo forma grandes concentraciones cerca de la costa para alimentarse. También son importantes la gaviota de Audouin, catalogada como “vulnerable a nivel global; el frailecillo, también declarado“vulnerable”, y el alca común, catalogada como “casi amenazada”, así como otras especies incluidas en el CEEA como la pardela cenicienta.

Por otro lado, el espacio propuesto también delimita, por el extremo norte, con la ZEPA Espacio Marino de la Bahía de Cádiz, área especialmente importante para el charrancito común, donde se concentra la población costera más importante de toda España, y que utiliza ambos márgenes de la bahía de Cádiz para alimentarse.

Finalmente, existe otra ZEPA terrestre asociada al conjunto de marismas y lagunas de la Bahía de Cádiz y sus alrededores, que incluyen las marismas de Sancti Petri, denominada Bahía de Cádiz. Otros espacios protegidos son el Lugar de Importancia Comunitaria Fondos Marinos de la Bahía de Cádiz y las Marismas de Sancti Petri.

Related Posts
X
HAZTE SOCIO