Cuando destruir hábitat es delito - SEO/BirdLife

Cuando destruir hábitat es delito

Un parque eólico construido en una zona de anidamiento de una especie amenazada, una urbanización plantada en mitad de un bosque de alto valor ambiental… ¿Le suena?  Son tristemente demasiados los casos destrucción de hábitat en España que han alcanzado notoriedad pública: desde la destrucción de unos prados de siega en la Sierra de Ayllón al simbólico hotel El Algarrobico, ubicado en el Parque Natural del Cabo de Gata. Y, también tristemente, son demasiados los casos que organizaciones como SEO/BirdLife debe pelear en los tribunales.

 

Para detectar qué falla en la legislación comunitaria y, sobre todo, prevenir la comisión de  nuevos delitos, la Red Europea contra los Delitos Ambientales (ENEC en sus siglas en inglés) –una iniciativa impulsada por SEO/BirdLife y la británica RSPB- organiza hoy viernes, 26 febrero, un taller en torno a la destrucción de hábitat en Edimburgo (Reino Unido) en el que 43 expertos en la lucha contra los delitos ambientales en la UE tratarán aspectos como el impacto de la explotación de recursos naturales en espacios protegidos, la gestión de los mismos y el impacto del urbanismo y las infraestructuras sobre los hábitat naturales.

 

La reunión congrega a 21 partners de BirdLife en la UE, además de organizaciones de jueces (EUFJE), fiscales (ENPE), cazadores (FACE) o al Convenio sobre Especies Migratorias. Es el tercer taller sobre delitos ambientales convocado por ENEC, después de elaborar recomendaciones legales sobre veneno y caza ilegal de aves.

 

En España, la destrucción de hábitats repercute negativamente en unas 90 especies y subespecies de aves, de acuerdo con el Libro Rojo de las Aves de España. En el 69% de los casos, esta amenaza se considera alta, una situación que se agrava con ocho de estas especies, cuya conservación se halla en peligro crítico. Así ocurre con el avetoro, la cerceta pardilla, la focha moruna o la pardela balear.

 

¿Qué es delito?

Según el artículo 3h de la Directiva 2008/99/CE, relativa a la protección del medio ambiente mediante el Derecho penal, es delito “cualquier conducta que cause un deterioro significativo de un hábitat dentro de un espacio protegido” ¿Y cuáles son? Básicamente, aquellos lugares declarados Zonas de Especial Protección Para las Aves (ZEPA) o Zonas de Especial Conservación (ZEC). Cerca del 30% del territorio de nuestro país –el que se agrupa dentro de la Red natura 2000- recibe esta protección.

 

En virtud de esta normativa comunitaria, todos los Estados miembros deben de considerar esta conducta en sus regulaciones nacionales como constitutivas de delito. Para llevar a cabo este proceso, la ENEC planteará recomendaciones legales sobre la destrucción de hábitat que sirvan a los Estados Miembros y a las instituciones Europeas para poder limitar la destrucción de nuestros espacios protegidos.

Related Posts
X
HAZTE SOCIO/A SUSCRÍBETE