35 ACCIONES FÁCILES PARA REDUCIR TU HUELLA DE CARBONO

La acción individual también cuenta. Todos podemos hacer una diferencia y contribuir a reducir nuestra huella de carbono. Puede que algunas acciones requieren una gran inversión, como mejorar el aislamiento de tu casa cambiando todas las ventanas, o instalar paneles solares, pero también existen otras medidas de muy fácil aplicación que requieren poco esfuerzo o un bajo presupuesto. Compartimos contigo las 35 medias identificadas por la Universidad de Columbia* como de fácil aplicación.

*Adaptado de  RENEE CHO

Comida
  1. Consume preferentemente alimentos que están en la parte baja de la pirámide alimenticia. Una de las mejores formas de reducir emisiones, es comer verduras, frutas y productos no cárnicos, ya que el ganado (carne y lácteos) es responsable del 14,5% de las emisiones mundiales de efecto invernadero producidas por el hombre, además hay que añadir que el metano liberado es 25 veces más potente que el CO2 para atrapar el calor en la atmósfera. Cada día que renuncias a la carne y los lácteos, puedes reducir tu huella de carbono 3,6 kg., es decir 1.324 kg. al año. Para comenzar puedes hacerlo uniéndote a los lunes sin carne.
  2. Elije alimentos orgánicos y locales que sean de temporada, ya que el transporte de alimentos desde largas distancias, ya sea en camión, avión o barco, necesita del consumo de grandes cantidades de combustible fósiles, añadido a la energía consumida en la refrigeración de los alimentos.
  3. Compre alimentos a granel cuando sea posible utilizando tu propio recipiente reutilizable.
  4. Reducir el desperdicio de alimentos, planificando con anterioridad las comidas y congelando aquello que nos sobre para consumirlo posteriormente.
  5. Composte los restos orgánicos (reutilizar los restos orgánicos para nuestro jardín o macetas), también puedes reciclarlo en puntos destinados para ello.
Ropa
  1. No compres productos de moda rápida, es decir, aquella cuya moda apenas dura un año y rápidamente se retira y son llevados a vertederos donde se descompondrá y emitirá gases de efecto invernadero. Actualmente, el estadounidense promedio tira entre 12 y 14 kg. de ropa cada año, de las cuales entre 1,5 y 2,5 kg./persona/año terminan en vertederos. Además la conocida moda rápida proviene de china y Bangladesh, por lo que su transporte, requiere el uso de combustibles fósiles. Compra ropa de calidad que dure más.
  2. Compra ropa vintage o reciclada en tiendas de segunda mano.
  3. Lava su ropa con agua fría. Las enzimas en el detergente de agua fría están diseñadas para limpiar mejor en agua fría. Lavar dos veces la ropa semanalmente en agua fría en lugar de agua caliente o tibia puede ahorrar hasta 227 kg. de dióxido de carbono cada año.
Hogar
  1. Realiza una revisión de energética de tu hogar, de esta forma podrás saber el uso y posibles fugas energéticas y de esta forma buscar soluciones.
  2. Cambie las bombillas incandescentes que desperdician el 90% de la energía en forma de calor a diodos emisores de luz (LED). Aunque estos cuestan más, usan una cuarta parte de energía y duran hasta 25 veces más.También son preferibles a las bombillas de lámparas fluorescentes compactas (CFL), que emiten el 80% de su energía en forma de calor y contienen mercurio.
  1. Apagar las luces cuando se sale de la habitación y apagar los electrodomésticos cuando no estén en uso. La luz del stand by sigue consumiendo energía.
  2. Baje el calentador de agua a 49 ºC. Esto puede ahorrar aproximadamente 250 kg. de CO2 al año.
  3. Instalar un cabezal de ducha de bajo flujo para reducir el uso de agua caliente puede ahorrar 159 kg. de CO2. Realizar duchas más cortas también ayuda.
  4. Usar el radiador a menor potencia y en verano usar menos el aire acondicionado y más el ventilador, ya que requiere menos electricidad.
Transporte

En 2017 un automóvil promedio producía alrededor de cinco toneladas de CO2 al año (esto varía dependiendo del vehículo). Realizar cambios en la forma de viajar puede reducir significativamente tus emisiones de carbono.

  1. Conduce menos, usa transporte público, ve caminando, comparte medio de transporte, usa la bicicleta, etc. Esto no solo reduce las emisiones de CO2, sino que también disminuye la congestión del tráfico y el ralentí de los motores que lo acompañan.
  2. Si debes conducir, evite frenazos y acelerones innecesarios. Algunos autores encontraron que la conducción agresiva puede resultar en un 40% más de consumo de combustible que la conducción constante y tranquila.
  3. Cuida tu vehículo pues mantener las ruedas infladas adecuadamente puede aumentar su eficiencia de combustible en un tres por ciento. Retire cualquier peso extra para hacerlo más ligero.
  4. Cuando realices un pedido, intenta combinarlo para reducir el transporte.
  5. Usa aplicaciones de tráfico como Waze para evitar quedarse atrapado en atascos.
  6. En viajes más largos enciende el control de crucero, pues puede ahorrar gasolina
  7. Usa menos aire acondicionado en la medida que sea posible.
  8. Si estás pensando en comprar un coche nuevo, ten en cuenta los híbridos o eléctricos. Pero también ten en cuenta que las emisiones de efecto invernadero que se producen en su producción, así como su funcionamiento. Algunos vehículos son inicialmente responsables de más emisiones que los vehículos con motor de combustión interna debido a los impactos de fabricación; pero lo compensan después de tres años. Puedes usar esta aplicación que califica los automóviles en función del tipo de combustible, el mantenimiento y las emisiones de su producción.
  9. Si vuelas por trabajo o placer, el transporte aéreo probablemente sea responsable de la mayor parte de la huella de carbono en lo referente al transporte. Evite volar si es posible. En viajes más cortos mejor usar el coche pues emite menos gases de efecto invernadero.

31.Vuela sin escalas pues los aterrizajes y despegues usan más combustibles y producen más emisiones.

  1. Ir en clase económica o turista, antes que en primera o ejecutiva, ya que se comparte emisiones. La clase privada genera nueve veces más emisiones de carbono que la más económica.
  2. Si no puede evitar volar, compense2 las emisiones de carbono de su viaje.
  3. Las más importantes son las acciones políticas. Vote de tal forma que su voto sea políticamente activo y haz saber a tus representantes, que quieres que tomen medidas para eliminar el uso y los subsidios a los combustibles fósiles y descarbonicen la economía.
  4. Finalmente, mide tu huella de carbono para poder valorar tus avances y ver cómo contribuyes a reducir las emisiones. Puedes utilizar esta aplicación.
2. Una compensación de carbono es una cantidad de dinero que puede pagar destinada a un proyecto que reduce los gases de efecto invernadero en otro lugar. Si compensa una tonelada de carbono, la compensación ayudara a capturar o destruir una tonelada de gases de efecto invernadero que de otro modo se habrían liberado a la atmosfera. Las compensaciones deben ser siempre la última opción. Esta calculadora nos muestra las emisiones de carbono de su vuelo y la cantidad de dinero necesario para compensarla. También sirve para cualquier forma de emisión de carbono. El dinero que paga se destina a proyectos de protección del clima.

¿TE COMPROMETES?

ESCRÍBELO AQUÍ

SEO en la COP

Visita el espacio SEO/BirdLife en la COP

Por el Clima

Súmate con SEO a la manifestación del día 6 diciembre

QUÉ QUEREMOS

Conoce lo que espera SEO/BirdLife de esta COP