Olivares Vivos, el modelo agrícola que puede ayudar al Ave del Año 2022  - SEO/BirdLife

Olivares Vivos, el modelo agrícola que puede ayudar al Ave del Año 2022 

El modelo de olivicultura desarrollado durante cinco años por el proyecto LIFE Olivares Vivos mejora las condiciones ecológicas de los olivares, beneficiando al alzacola rojizo, Ave del Año 2022. Una especie En Peligro según el Libro Rojo de las Aves de España

 

En los olivares demostrativos de Olivares Vivos se han duplicado las parejas nidificantes de esta especie. Sin embargo, el análisis de los últimos censos de alzacola rojizo revela un declive generalizado en todos los territorios que ocupa y donde no se ponen en marcha medidas agroambientales como la recuperación de cubiertas vegetales y la reducción de plaguicidas.

Las prácticas agroambientales desarrolladas en este modelo hasta la fecha han sido positivas para el alzacola rojizo, ya que uno de los principales factores de su declive es la eliminación de las cubiertas vegetales y el uso de plaguicidas y fitosanitarios, que reducen las poblaciones de insectos, principal alimento del alzacola. Por ello, la buena gestión de la hierba del olivar, así como el uso responsable de fitosanitarios, sólo para tratamientos necesarios y muy específicos, están incidiendo de forma muy positiva en la recuperación de las poblaciones de especies de aves, como por ejemplo el alzacola. 

En la actualidad, la principal amenaza para el alzacola rojizo es la intensificación agrícola: el uso abusivo de pesticidas y la realización de labores mecanizadas frecuentes, que reducen la cobertura herbácea con la consecuente desaparición de los insectos, su principal fuente de alimento. Asimismo, en los últimos años, se ha producido una sustitución de olivar tradicional por otras tipologías mucho más densas (intensivo o superintensivo),  mucho más productivas, pero que no reúnen las condiciones para acoger la misma biodiversidad que alberga el olivar tradicional.  

Finalmente, la homogeneización del paisaje y la pérdida de vegetación arvense, algo también propio de la intensificación agrícola, afecta de igual manera a la habitabilidad de estos espacios por el alzacola y otras especies faunísticas, debido a la falta de alimento y refugio. 

Esta especie migratoria, con invernada en el sur del Sáhara, pasa la primavera y el verano principalmente en viñedos y olivares ubicados en el valle del Guadalquivir, la parte baja del valle del Guadiana y el sureste ibérico. En el caso de los olivares, se decanta mayoritariamente por los tradicionales, que son precisamente aquellos en los que desarrolla su actividad Olivares Vivos.

 

Olivares Vivos: un cambio necesario 

El último censo nacional de alzacola rojizo, realizado por SEO/BirdLife en 2020 en colaboración con el Grupo de Trabajo Nacional del Alzacola Rojizo y la Universidad de Alicante, muestra un gran declive en su población. El censo, dirigido por el investigador López-Iborra en 2021, proporciona una cifra de unos 17.000 alzacolas, de los cuales Andalucía acoge al 70% y Extremadura al 28%. La comparación con la estima de población realizada en 2004 por Javier Seoane, 2005, revela un declive generalizado en todas las regiones, siendo la reducción para el conjunto de España del 94,8%. 

En este sentido, Francisco Javier Pulpillo, secretario de la Sociedad Ibérica para el Estudio y la Conservación de los Ecosistemas (SIECE) y coordinador del Equipo Alzacola, explica que las poblaciones de alzacola rojizo que han detectado son grupos que se mantienen en la misma zona. “Todos los olivares en los que tenemos a estos grupos localizados presentan características en su gestión muy semejantes a las que promueve Olivares Vivos. Básicamente, olivares con poco o ningún uso de fitosanitarios, cubiertas vegetales con buenas poblaciones de insectos y, sobre todo, hormigas. Las hormigas no dañan al olivar, sino todo lo contrario. Recolectan semillas y crean porosidad en el suelo favoreciendo la infiltración. Y, al respecto, Olivares Vivos ha demostrado que las poblaciones de insectos se incrementan en las fincas en las que se lleva a cabo su modelo”. 

Revirtiendo la situación del alzacola

El cambio al modelo agrícola Olivares Vivos en algunas explotaciones de olivar tradicional ya está suponiendo una transformación en la situación del alzacola, a tenor de los resultados obtenidos durante el LIFE Olivares Vivos, que se desarrolló entre 2016 y 2021 en cuarenta olivares de toda Andalucía y en el que se realizó el mayor estudio de la biodiversidad de este cultivo en todo el mundo. Y es que, en una situación como la que se recoge en el último censo, con una población se ha desplomado en España, en las fincas demostrativas de Olivares Vivos en las que se ha evaluado la flora y la fauna y trabajado por recuperarla, se ha duplicado el número de parejas que nidificaban y se incrementó el número total de fincas que acogían a alzacolas.  

De este modo, “queda patente que un cambio en el manejo agrícola, que incorpore buenas prácticas ambientales, repercute en la recuperación de biodiversidad –también de especies tan amenazadas como esta–, sin que afecte a la producción y, lo que es más importante, incluso mejorando la rentabilidad del agricultor”, asegura José Eugenio Gutiérrez, coordinador de Olivares Vivos y delegado de SEO/BirdLife en Andalucía. 

Las aves, como el alzacola rojizo, son muy buen indicador biológico de la calidad ambiental en los ecosistemas. De hecho, ha sido uno de los que se han utilizado para cuantificar la biodiversidad durante el proyecto y se seguirá utilizando a lo largo del proyecto LIFE Olivares Vivos+.  

Usando la analogía de que un canario en la mina avisa de los cambios en el ambiente, en el caso del olivar, el alzacola rojizo es un indicador de la salud ambiental del olivar. Francisco Javier Pulpillo lo describe así: “El alzacola rojizo es un excelente bioindicador del buen estado del olivar. Hemos visto que hay grandes extensiones, que pueden ser de unas mil hectáreas, en donde no encontramos ningún alzacola. Sin embargo, en mitad de ese enorme territorio puede haber una pequeña finca cultivada por una persona que la cuida compaginando productividad y biodiversidad, y es ahí precisamente donde podemos encontrar cinco territorios de alzacola”.  

Un innovador modelo agrícola  

Olivares Vivos es un modelo de olivicultura innovador que nació en 2015 del consenso entre agricultores, científicos y conservacionistas y que, desde entonces, ha reconciliado al olivar tradicional con su biodiversidad y aumentado la rentabilidad de los agricultores. Fue diseñado y probado en cuarenta fincas de Andalucía, levantándose sobre la sólida base científica que aportan las instituciones socias de Olivares Vivos, del estudio más importante realizado en todo el mundo en torno a la flora y fauna del olivar y del análisis del mercado europeo del aceite de oliva. Se centra en tres pilares fundamentales: una gestión medioambiental y agronómicamente sostenible de la cubierta herbácea, la restauración de espacios improductivos de las fincas y la instalación de elementos de apoyo a la fauna salvaje.  

Los estudios realizados han determinado que Olivares Vivos no afecta a la producción agrícola y sí mejora la rentabilidad de las fincas, ya que reduce su dependencia de fertilizantes o plaguicidas, adecúa el olivar a los requerimientos ambientales de las políticas agrarias y, sobre todo, integra el valor añadido de la recuperación efectiva de biodiversidad en el AOVE. Para obtener este valor añadido se ha elaborado un reglamento de certificación verificado por AENOR y un sello reconocible por los consumidores que mejora el posicionamiento de los aceites en el mercado.  

 

Alzacola, una especie presente en olivares andaluces que respetan la biodiversidad ©JLMR

Olivares Vivos+

Desde 2021, a través del LIFE Olivares Vivos+, se trabaja para acelerar la difusión del modelo por las principales regiones olivareras de España, Italia, Grecia y Portugal, extenderlo a otros productos, como la aceituna de mesa, y transferirlo a cultivos como el viñedo. Este nuevo proyecto está coordinado por SEO/BirdLife y cuenta con la colaboración de la Diputación Provincial de Jaén, la Universidad de Jaén, la Estación Experimental de Zonas Áridas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Universidad de Évora, la cooperativa agraria y forestal DREAm Italia, la Organización Agrícola Helena y Juan Vilar Consultores.  

Cuenta con la financiación del programa LIFE de la Comisión Europea y la cofinanciación de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, así como el apoyo de la Interprofesional del Aceite de oliva español, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y Caja Rural de Jaén. 

Más Información: Campaña Compra de tierras por el alzacola

Ave del Año 2022 alzacola rojizo 

El alzacola rojizo en el III Atlas de las Aves Reproductoras de España 

El alzacola rojizo en el Libro Rojo de las Aves de España 

Censo 2020 alzacola rojizo 

Juntos somos más fuertes, Hazte socio/a de nuestra organización y colabora con la conservación de las aves y la naturaleza.

Related Posts
Aves relacionadas con la noticia
X
HAZTE SOCIO/A SUSCRÍBETE