¿Por qué estamos con Ucrania? - SEO/BirdLife

¿Por qué estamos con Ucrania?

Reflexiones de Patricia Zurita, directora general de BirdLife

Todos estamos conmocionados y enfadados por la brutal invasión de la Ucrania libre por parte del Estado ruso.  Nuestros pensamientos están con todos los que están atrapados en el conflicto en Ucrania, incluidos los que trabajan para y con nuestro socio la Sociedad Ucraniana para la Protección de las Aves. Como organización mundial, hemos estado lidiando con esta y otras amenazas a las que nosotros y nuestros socios nos enfrentamos en nuestra lucha por salvar la naturaleza. Como escribe Ariel Brunner, responsable de políticas de nuestra división de Europa y Asia Central, para tener alguna posibilidad de hacer frente a la emergencia de la naturaleza y el clima necesitamos una cooperación pacífica que se nutra de la diversidad, el Estado de Derecho, una sociedad civil sana y una prensa libre.  Todo esto está en juego.  Por eso estamos con Ucrania y exigimos al líder ruso que detenga la guerra.

La humanidad en el abismo

Crecí en una región asolada por conflictos étnicos y religiosos y he decidido dedicar mi vida a salvar la naturaleza del alcance de la humanidad, y a salvar a la humanidad de su propia guerra autodestructiva contra la naturaleza. Trabajo para una organización que se enorgullece de su neutralidad y de su capacidad para reunir a las organizaciones de base más allá de las fronteras, las culturas y las divisiones políticas a veces violentas. BirdLife no «hace política», pero habla en nombre del mundo natural que no tiene voz.

También vengo de una familia asolada por la violencia que el etnonacionalismo y las ideologías militaristas han traído a Europa en el último siglo. Crecí asumiendo que esos espíritus malignos habían sido desterrados. Pensaba que podrían persistir en rincones de la sociedad y en algunas regiones desafortunadas, pero sentía que la humanidad en general había aprendido la lección y había seguido adelante. Pero durante las dos últimas décadas he visto con horror cómo los viejos monstruos resurgían de sus pantanos y cobraban nueva vida. En todo el mundo, la democracia, el Estado de Derecho, la prensa libre, la libertad de asociación y los derechos humanos han sido objeto de nuevos ataques. Los demagogos han aprovechado el miedo al otro. Han estado socavando la verdad, sembrando la discordia y demoliendo los cimientos de la coexistencia pacífica, dentro de los países y entre ellos. La violenta agresión contra Ucrania me parece un punto de inflexión. El agresor es un régimen que prácticamente ha liquidado la sociedad civil y ha realizado inversiones sin precedentes para socavar la verdad y la confianza de la gente en los hechos y las instituciones. Muchos de nuestros supuestos valores y prácticas democráticas más básicos están sufriendo un ataque sin precedentes.

La ciencia nos dice que la humanidad está al borde de un abismo ecológico. Nos dice que todavía podemos salvarnos a nosotros mismos y al mundo natural que amamos y del que dependemos, pero que el tiempo se está acabando. Pero la ciencia, y los hechos, son cada vez más atacados en casi todos los países. Nuestros esfuerzos para hacer frente a la crisis dependen de la libertad para debatirla y de un ecosistema saludable de la sociedad civil: ONGs, medios de comunicación libres, políticos responsables, científicos que puedan hablar abiertamente. Pero la sociedad civil está siendo acallada. Algunos de nuestros propios socios están siendo clausurados o se les impide llevar a cabo su trabajo. En última instancia, que la humanidad viva en paz con el resto de la biosfera requiere que la humanidad viva en paz consigo misma, y que se someta voluntariamente a un complejo conjunto de normas que garanticen una gestión equitativa y sabia de los frágiles ecosistemas mundiales. Pero cada vez más gobiernos consideran que la paz y el estado de derecho son prescindibles en el momento en que bloquean sus ambiciones.

Esto nos plantea un dilema sin precedentes. Una organización de conservación de la naturaleza puede y debe mantenerse neutral en las disputas entre países, facciones políticas, ideologías, grupos étnicos o religiones. Pero ¿podemos mantenernos neutrales ante la destrucción sistemática de la sociedad civil? No podemos ni siquiera existir, y mucho menos llevar a cabo nuestra misión, si el totalitarismo gana. ¿Podemos mantenernos neutrales frente a sistemas que niegan la existencia de hechos objetivos, y mucho menos de pruebas científicas? Si los hechos son sólo opiniones, ¿en qué nos basamos para defender cambios profundos en el comportamiento y la economía? ¿Podemos mantenernos neutrales cuando incluso la idea de una sociedad basada en normas se pone en duda y la violencia se ofrece como una alternativa viable? ¿Puede haber una sociedad ecológicamente equilibrada que no esté basada en normas? ¿Podemos defender el fin de la violencia contra la naturaleza si se vuelve a aceptar la violencia entre humanos?

Son preguntas difíciles. Tanto más difíciles para una red inclusiva y profundamente diversa que incluye a personas de tantos orígenes, orientaciones, culturas y condiciones. Nuestras políticas, acordadas democráticamente, nos obligan a mantenernos al margen de la «política», pero el cumplimiento de nuestra misión es eminentemente político. Se trata de cómo gestionamos nuestra única «polis» global y nuestras muchas locales, la ciudad, el espacio público, la sociedad. No puede hacerse en ausencia de al menos algunos elementos de esos principios fundacionales: la ciencia y los hechos, una sociedad basada en reglas que sea abierta y tolerante con la diversidad y la cooperación pacífica. Cuando se ataca esto, no podemos permanecer neutrales. Debemos alzar la voz. Tenemos que hacer un llamamiento a las mujeres y hombres de buena voluntad, sean quienes sean y estén donde estén, para que reaccionen antes de que sea demasiado tarde. Nuestro mundo está en juego, tenemos mucho que perder.

Ariel Brunner, responsable de políticas de BirdLife Europa y Asia Central

Trabajo para una organización que se enorgullece de su neutralidad y de su capacidad para reunir a organizaciones de base más allá de las fronteras, las culturas y las divisiones políticas, a veces violentas. BirdLife no «hace política», pero habla en nombre del mundo natural que no tiene voz.

 

Esta maravillosa paloma ucraniana para la Paz, arriba a la derecha, fue diseñada por la diseñadora nacida en Moscú Natasha Alimova para apoyar a Ucrania durante la revolución del Maidán de 2014. Inspirada en el escudo del Tridente ucraniano, la puso a disposición de todos de forma gratuita. Nuestros amigos albaneses de la Sociedad Ornitológica de Albania lo resucitaron y lo compartieron con nosotros.

Christopher Sands, director de Comunicación de BirdLife.

 

 

 

 

Artículo original publicado en la web de BirdLife: Why we stand with Ukraine – BirdLife International

Related Posts
X
HAZTE SOCIO/A SUSCRÍBETE