Así ha sido el verano de estas 7 especies de aves migratorias - SEO/BirdLife

Así ha sido el verano de estas 7 especies de aves migratorias

Cavar túneles, ahuyentar depredadores, preparar cenas románticas o colarse en nidos ajenos han sido algunas de las actividades que las aves migratorias han estado haciendo durante el periodo estival en las zonas de cría.

Estas 7 icónicas especies de aves migrantes dejan Europa y se embarcan en un largo viaje hasta África, donde se quedan a descansar durante el invierno.

Muchas aves migratorias regresan a África para disfrutar de un merecido descanso tras la intensa actividad de la temporada de cría. Aprovecharán los próximos meses para mudar sus viejas plumas y dejar crecer un nuevo y brillante plumaje que impresione a la pareja el próximo año.

También comerán todo lo que puedan, deben acumular reservas de grasa antes de volver a viajar la próxima temporada.

Además, está a punto de comenzar la temporada de Spring Alive en África. En todo el continente, profesores, padres y voluntarios educarán a los niños sobre las aves y la naturaleza a través de estas siete especies de aves migratorias. Estas aves se reproducen en Europa, pero no podrían hacerlo sin el descanso, el calor y el alimento que les proporciona el continente africano.

Es importante educar y ayudar a mantenerlas a salvo durante el invierno, para que, una vez finalizado, puedan volver a viajar hasta su zona de cría en Europa.

Los hábitos de las aves migratorias son muy variados. A continuación, te contamos los más representativos de las siguientes especies:

 

El ático de la cigüeña blanca

La cigüeña blanca suele construir su nido cerca de los humanos. Lo más habitual es que lo sitúe en postes eléctricos, tejados de iglesias o casas de la gente. Los machos de cigüeña blanca vuelven al mismo nido todos los años, aumentando su altura hasta alcanzar la friolera de dos metros.

Sus nidos son tan grandes que otras aves más pequeñas (como los gorriones y los estorninos) aprovechan la protección que ofrecen estas construcciones para anidar en los laterales del gran nido. El resultado es algo parecido a un bloque de apartamentos para aves, ocupando la cigüeña blanca el ático del edificio.

En muchas zonas de España, podemos ver a la cigüeña blanca durante todo el año. La subida progresiva de las temperaturas hace que cada vez menos ejemplares se decidan a cruzar el estrecho hasta África.

 

La vida bajo tierra del avión zapador

Cuando pensamos en un nido se nos viene a la mente el clásico nido hecho a partir de ramas o barro, pero esta ave migratoria cava profundas madrigueras en las orillas arenosas de los ríos, lagos o acantilados costeros.

Tristemente, hoy en día se tiene que conformar con anidar en alguna pared vertical que pueda encontrar en el paisaje. También lo hace en canteras, aunque estas son zonas de trabajo que cambian constantemente a medida que se excavan nuevas zonas, lo que dificulta su supervivencia.

Les gusta anidar en grandes grupos que van de doce a varios cientos de parejas, y sus túneles pueden alcanzar más de un metro de profundidad.

En España, es probable que hayas visto al avión zapador entrando y saliendo del nido con rápidos movimientos mientras buscan alimento.

 

El “escondite” del chorlitejo grande

A la mayoría de las aves les gusta construir sus nidos fuera de peligro, pero el chorlitejo grande tiene otra estrategia. Pone sus huevos directamente en la playa, sin molestarse en construir un nido. La trampa es que los huevos están perfectamente camuflados para que parezcan cantos rodados o guijarros de playa. Incluso los polluelos, cuando salen del cascarón, se camuflan al ser grises y moteados.

Si un depredador se las arregla para olfatear el nido, los padres tienen otro truco bajo la manga: se alejan del nido, llamando y fingiendo un ala rota, atrayendo al depredador hacia ellos. Es bastante probable que esta especie de ave migratoria haya pasado parte del verano elaborando esta clase de estrategias para defender a sus crías.

 

El talento escultor de la golondrina común

Las golondrinas comunes anidaban en cuevas, pero hoy en día lo hacen casi exclusivamente en pequeños huecos debajo de los tejados de las casas, los edificios y las iglesias.

Es ahí donde construyen sus característicos nidos de forma esférica con barro que recogen directamente con el pico.

Desgraciadamente, los edificios modernos tienen menos agujeros adecuados para que los pájaros los utilicen. Además, la falta de barro para construir los nidos hace que cada vez sea más complicado para esta pequeña ave migratoria habitual en nuestros pueblos y ciudades.

 

La famosa estrategia del cuco.

aves-migratorias - vladimir_turkenich

La costumbre del cuco común de poner sus huevos en los nidos de otras aves es conocida en todo el mundo. El engaño comienza con la hembra adulta, cuyo plumaje imita el del temible gavilán euroasiático. Esto ahuyenta a otras aves, lo que le permite poner sus huevos en sus nidos sin ser molestada. Una hembra puede visitar hasta 50 nidos en una sola temporada de cría.

El cuco común puede dirigirse a más de cien especies diferentes de pájaros, como el carricero común, la lavandera boyera y el petirrojo europeo. Sin embargo, las hembras tienden a especializarse en una sola especie, poniendo huevos del mismo color y patrón que los de su anfitrión.

Las similitudes terminan cuando el polluelo sale del cascarón. Esta cría crece mucho y rápidamente, empujando a los auténticos huevos y polluelos fuera del nido, y emitiendo una fuerte llamada que imita el sonido de todo un nido lleno de polluelos pidiendo ser alimentados. Esto puede parecer chocante, pero conviene recordar que los cucos no entienden que están engañando a otras aves. Han desarrollado esta estrategia porque ayuda a su especie a sobrevivir.

A pesar de ello, la población del cuco común está disminuyendo, y los científicos de todo el mundo están marcando la especie por satélite para entender la causa.

 

La vida en el aire del vencejo común

Vencejo común @SEO/BridLife

El vencejo común, ave del año 2021, pasa la mayor parte de su vida en el aire y solo se posa durante la temporada de cría. Este ingenioso maestro de los cielos construye sus nidos con cualquier cosa que pueda recoger al vuelo, como plumas, paja, heno y semillas, pegadas con su propia saliva.

Los vencejos forman parejas para toda la vida y se reúnen con la misma pareja cada año después de viajar miles de kilómetros desde sus lugares de invernada. A todas y todos nos gusta su llegada, con su silueta estilizada y su chillido que anuncia el comienzo de la primavera.

Una vez más, hemos podido comprobar de primera mano cómo ha pasado la primavera y el verano el vencejo común, a través de la #webcamvencejo, situada en el Colegio Esclavas de Jerez.

 

La cena picante del abejaruco

abejaruco

¿Qué pensarías si te invitasen a cenar y el plato estrella fuesen avispas?

No te preocupes, tu acompañante se ha tomado la molestia de quitarle el aguijón golpeando a la avispa contra una roca…

Durante el cortejo, el macho tratará de impresionar a la hembra depositando a sus pies todo lo que haya podido conseguir: abejas, avispas, avispones, libélulas, mariposas, etc.

Aunque aquí no termina el trabajo del macho. Cuando la hembra pone los huevos, la pareja comparte las tareas a partes iguales, turnándose para incubar los huevos y alimentar a los polluelos en su madriguera de arena junto al acantilado.

 

La vida de las aves migratorias no es sencilla. Para sobrevivir deben realizar impresionantes viajes cruzando fronteras, defenderse de depredadores, soportar cambios de temperatura y buscar alimento para alimentar a las crías, entre otras tareas como construir nidos o buscar pareja.

Podemos asegurar que todo esto es lo que han estado haciendo estas 7 especies de aves migratorias durante la primavera y el verano. Lo sabemos porque es un ciclo que se repite cada año y es nuestra responsabilidad garantizar y mantener las condiciones favorables para que pueda repetirse de nuevo cada temporada.

 

Este artículo fue publicado originalmente por BirdLife Internacional.

 

 

Related Posts
X
HAZTE SOCIO