Causas y soluciones para el preocupante estado de la biodiversidad en el área marina de l’Albufera

Las ponencias se desarrollaron en el seminario digital “El área marina de l’Albufera, ¿un mar vivo? Claves para su conservación y gestión sostenible”, en el marco del proyecto Interreg TUNE UP impulsado por SEO/BirdLife.  

Este espacio forma parte del espacio Red Natura 2000 l’Albuferajunto con la parte terrestre, como reconocimiento a su gran valor para la conservación de la biodiversidad marina en el Mediterráneo europeo. Sin embargo, su estado de conservación ha empeorado notablemente en las últimas dos décadas debido a los impactos de la actividad humana en especies y sus hábitats. Por ello, expertos de diferentes disciplinas han puesto sobre la mesa la necesidad de mejorar el conocimiento de los valores ambientales de este espacio, especialmente de aquellas especies más amenazadas, como un primer paso para asegurar su conservación. 

 

Universidades, centros de investigación y entidades científicas de todos los ámbitos de estudio de la biodiversidad ofrecieron, por primera vez, una perspectiva integral sobre el estado de conservación del espacio marino de l’Albufera, poniendo sobre la mesa una situación preocupante. Bajo el lema El área marina de l’Albufera, ¿un mar vivo? Claves para su conservación y gestión sostenible” los ponentes valoraron el estado de conservación de hábitats y especies de fauna y flora, especialmente de las más  amenazadas a escala europea, y analizaron las presiones peligros  de los procesos que actualmente operan en este espacio protegido, como  los cambios en los regímenes de corrientes y sedimentos, la contaminación puntual y difusa, la comunicación con el humedal, la pesca furtiva y la falta de concreción y coordinación en la gestión por parte de las Administraciones  implicadas. 

Este seminario telemático es una acción más del proyecto Interreg TUNE UPimpulsado por SEO/BirdLife, que tiene como objetivo mejorar la conservación de la biodiversidad y la gestión de las áreas marinas protegidas en diferentes lugares del Mediterráneo europeoUna de las áreas piloto donde se desarrolla este proyecto es l’Albufera de València, cuya área marina se encuentra protegida como espacio de la Red Natura 2000, al tratarse de un espacio marítimo de gran valor para la conservación de la biodiversidad en la Unión Europea. Dadas las estrechas vinculaciones entre la parte marina y terrestre de l’Albufera, ambos ambientes se integran en una única figura de protecciónEl proyecto TUNE UP está construyendo, a través de un proceso participativo, voluntario e inclusivo, acuerdos voluntarios entre usuarios, pescadores profesionales, universidades y centros de investigación, entidades conservacionistas Administraciones ambientales, el compromiso de integrar acciones concretas de conservación en las actividades que se desarrollan en este espacio marino protegido.  


Uno de los principales valores ambientales del área marina de l’Albufera son las praderas de Posidonia oceanica uno de los hábitats prioritarios para su conservación en la Unión Europea. Estas praderas cumplen múltiples funciones de gran valor ecológico: son captadoras de sedimentos, reducen la fuerza del oleaje en las playas, son sumideros de carbono, depuran las aguas y, a modo de oasis marino, sustentan importantes poblaciones de invertebrados y pecesJosé Tena, director del Instituto de Investigación en Medio Ambiente y Ciencia Marina (IMEDMAR) de la Universidad Católica de Valencia, señala que hoy en día, tras un importante declive en las dos últimas décadas, apenas resisten vivas algunas manchas Una de las especies que depende de estas praderas es la nacra (Pinna nobilis), un bivalvo catalogado recientemente como En Peligro Crítico en España y para el que, a pesar de la obligación y necesidad de protección , no se conoce la situación actual en este espacio protegido, lo que impide adoptar las medidas específicas que requiere para su conservación o la evaluación de los impactos que puede sufrir. 

De una forma similar, Jaime Penadésinvestigador del Institut Cavanilles de Biodiversitat i Biologia Evolutiva de la Universitat de València, y fundador de la Associació LAMNA per a l’estudi dels elasmobranquis de la Comunitat Valenciana, señala la importancia de l’Albufera por la presencia de dos especies de rayas catalogadas como En Peligro Crítico de Extinción en el Mediterráneo, la mantelina (Gymnura altavela) y la manta obispo (Aetomylaeus bovinus), que en diferentes momentos del año habitan en sus fondos arenosos someros. A pesar de tratarse de dos de las especies de mayor valor conservacionista de todo el mar Mediterráneo, no han recibido la atención que requiere su catalogación y no se ha realizado el obligatorio análisis del impacto que tienen sobre ellas los proyectos que influyen en la dinámica de sedimentos en el litoral”, explica el investigador. 

La desaparición de las praderas de posidonia y la degradación de la desembocadura del nuevo cauce del Turia por la aparición de una capa de anoxia (falta de oxígeno en el agua), el menor flujo de caudal debido al efecto sombra creado por el puerto de València y la acumulación de residuos, junto con la pesca furtiva y la presión de una pesca deportiva creciente e insostenible, explica que los peces marinos de l’Albufera, pese a mantener una importante riqueza en especies, muestren unas poblaciones muy poco abundantes, señala Antonio Pradillo, técnico del Centro de Conservación de Especies Dulceacuícolas de la Comunitat Valenciana. 

 

Las aves alertan del desequilibrio ecológico 

Asimismo, estos desequilibrios afectan a uno de los grupos emblemáticos para la conservación del espacio marino, como son las aves marinas. Así, Pablo Vera, técnico de SEO/BirdLife, señala que especies por las que l’Albufera está protegida, como el charrán común, el charrán patinegroel charrancito y la gaviota picofina han sufrido drásticos colapsos poblacionales desde el año 2008, mientras que la pardela balear, una especie En Peligro de Extinción en España según el Catálogo Español de Especies Amenazadascada vez hace un menor uso del área. Las aves, indicadoras como elementos superiores en la cadena trófica, nos alarman sobre el desajuste de las comunidades submarinas, y en especial de los peces de tallas pequeñas, de los que dependen directamente durante la época de cría 

 

Pardela balear en aguas de l´Albufera marítima © Pep Arcos-SEO/BirdLife

 

Sin embargo, algunas especies han colonizado el área marina de l’Albufera en los últimos años, siguiendo la mismdinámica poblacional positiva que en el resto del litoral mediterráneo ibérico. Es el ejemplo del creciente uso del espacio por parte del delfín mular (Tursiops truncatus), rel orcual común (Balaenoptera physalus) y la tortuga boba (Caretta caretta)todas ellas especies de interés de acuerdo a la Directiva Hábitats y que, por tanto, requieren de su inclusión en los planes de gestión para asegurar su conservación, especialmente por verse amenazadas por un aumento de colisiones y contaminación acústica debido al creciente tráfico marino en el entorno del área protegida, señalan Patricia Gozalbes y Jesús Tomásinvestigadores del Institut Cavanilles de Biodiversitat i Biologia Evolutiva de la Universitat de València.  

Por último, Luis MiretDoctor en Economía e investigador de la Universitat Politècnica de València, ha puesto de manifiesto la necesidad de poner en marcha la apuesta de Bruselas por la Política Marítima Integrada, un planteamiento holístico de todas las políticas de la Unión Europea relacionadas con el mar. L’Albufera es un espacio paradigmático ya que conjuga prácticamente todos los elementos que componen esta políticaen especial en relación con la pesca, el transporte de mercancía y pasajeros, y el crecimiento de los puertos el turismo marítimo y costero, el empleo, el desarrollo de regiones costeras y las relaciones exteriores por cuestiones marítimas. Todo ello redunda en la necesidad de obtener, recopilar y analizar la mayor cantidad posible de datos para poder trazar y desarrollar de una manera más efectiva estas políticas”, explica. 

Por otro lado, Mario Giménez, delegado de SEO/BirdLife en la Comunidad Valenciana  destaca también que el hecho de que el área marina de l’Albufera forme parte de la Red Natura 2000 conlleva la obligación por parte de la Administraciones competentes en medio ambiente, tanto la autonómica como la estatal,  de salvaguardar los valores por los que fue protegida, y de asegurar que el desarrollo socioeconómico y cualquier otra actividad que se lleve a cabo en su interior o entorno no cause un impacto sobre la biodiversidad del espacio y pueda considerarse compatible con su conservación.” 

“En caso de no conocerse con detalle la distribución espacial y el tamaño de las poblaciones de especies y hábitats y sus necesidades ecológicases necesario poner en marcha estudios que permitan conocer mejor las presiones y amenazas que sufre, así como su vulnerabilidad y, en cualquier caso y mientras no puedan evaluarse estas correctamente, aplicar el principio de precaución”, recalca Giménez. 

Related Posts
X
HAZTE SOCIO