Tortolitos - SEO/BirdLife

Tortolitos

No puede dejarse a una especie en el limbo político y ver cómo desaparece. Por Asunción Ruiz

Escribo este editorial el Día de San Valentín. Desde aquí muchas felicidades a todos los enamorados de la naturaleza y mil gracias por amar y defender nuestra casa común.

Es una triste causalidad, pero hoy no tenemos mucho que celebrar los amantes del campo. Sí tenemos, en cambio, mucho que denunciar. España está abandonando a su suerte al ave que durante siglos ha sido el símbolo del amor, la tórtola europea.

La tórtola forma parte de nuestro patrimonio natural y cultural. Ya en la mitología griega, un par de tórtolas tiraban del carro de Afrodita, la diosa del amor. Y… hasta roqueros como Elvis las nombraban en sus canciones («I´ll call you sweet things like turtle dove…”).

No podía desaprovechar el Día de San Valentín para anunciar a los cuatro vientos nuestro amor incondicional al medio rural y, al mismo tiempo, denunciar con firmeza la desidia que sufre la tórtola europea por parte de la política de este país. El desinterés de las instituciones por la biodiversidad –que nadie se extrañe–, induce al desamor. Me corrijo: quizás es mejor hablar de desafección política en este caso.

Se va a privar a nuestros jóvenes y a las siguientes generaciones del placer de escuchar el arrullo de las tórtolas, con todo lo que esto implica y significa para su calidad de vida. Que es mucho, y que paso explicar.

La desaparición progresiva de la tórtola es un símbolo de la crisis de biodiversidad, una señal que alerta de un declive generalizado de especies, como codornices, sisones o alcaudones, y del empobrecimiento y abandono de nuestro medio rural. Es la advertencia del futuro incierto que espera a agricultores, silvicultores, ganaderos y tantas otras gentes del campo sin las que no habría campos.

La caza de la tórtola, como especie en declive, contraviene la normativa europea. La propia Comisión afirma que se está permitiendo la caza a niveles insostenibles. Tanto es así, que la Fiscalía General del Estado llegó a enviar un oficio a los gobiernos autonómicos donde se instaba a prohibir la caza de la especie en los territorios que aún la permiten (Galicia, Extremadura, Andalucía, Aragón, Castilla y León…). No se dieron por aludidos, aun con un expediente europeo de infracción abierto contra España.

Tórtola europea ©Serkan Mutan/Shutterstock

La protección de la tórtola es una obligación legal. La especie presenta un descenso poblacional en España del 32% en los últimos 20 años, según los datos de SEO/BirdLife. Que nadie haga trampas con las cifras y ponga en duda lo evidente: cumple todos los requisitos para ser catalogada, oficialmente, como especie “vulnerable”. No lo decimos solo nosotros. Así lo ha dictaminado también el propio Comité Científico del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, que informa al Gobierno y a las comunidades autónomas en sus decisiones.

Pues aún así, a principios de febrero, en la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad –donde están representados el Gobierno y las comunidades autonónomas–, no hubo acuerdo para su catalogación, a pesar del ya mencionado expediente europeo por falta de protección de la especie. Nuestros representantes votaron y parece que el resultado quedó en tablas. Todavía hay quien se abstiene, e incluso, vota en contra de la ciencia y de la normativa. Eso sí, la multa al país –que pagaremos todos–, puede ser millonaria.

La no catalogación de la tórtola es una prueba inequívoca del desinterés por la biodiversidad de quienes nos representan. España tiene la capacidad y la responsabilidad de corregir lo ocurrido y protegerla. Hacerlo devolverá credibilidad a la política de biodiversidad del país. No puede dejarse a una especie en el limbo político y sentarse a ver cómo desaparece. Es una irresponsabilidad, una temeridad y quién sabe si una ilegalidad. SEO/BirdLife está estudiando soluciones rotundas. No puede volver a pasar. Más allá de la tórtola, el capital natural debe respetarse y fortalecerse, o no será posible la transición ecológica prometida y necesaria. El riesgo es crítico.

Tórtola europea ©Branislav Cerven/Shutterstock

El abandono de la tórtola simboliza muchos más olvidos. Es un descrédito y una injusticia ambiental y social. El futuro de la caza no se soluciona matando tórtolas –más bien al contrario–, necesita otra gestión cinegética y agraria sobre el terreno muy diferente a la actual. A su vez, el problema de los agricultores no son esas malas hierbas que tan bien le vendrían a la tórtola, sino la intensificación, el mal uso de plaguicidas y el abuso de las grandes industrias agroalimentarias.

En SEO/BirdLife, hemos sido pacientes y respetuosos de principio a fin con el proceso formal aprobado por nuestra normativa para la catalogación de la especie, pero la indefensión que vive, a pesar de lo que establece la ley y dice la ciencia, debería hacernos reflexionar. El desamparo de las tórtolas habla también de nuestro propio desamparo ante nuestras reglas democráticas.

Hemos demostrado su declive. Hemos solicitado formalmente su catalogación. Hemos dialogado hasta la extenuación, defendiendo la imperiosa necesidad de establecer una moratoria de la caza, así como medidas de gestión del hábitat, con los últimos tres equipos del Gobierno de España. Hemos alertado a las comunidades autónomas que estaban sorteando la normativa europea autorizando la caza de esta especie en grave declive. Hemos trasladado qué soluciones eran necesarias para asegurar su futuro. Y, después de todo este trabajo leal y legal, la política ha fallado a la tórtola y a todos nosotros.

Como dice el saber popular… «ni a la tórtola, ni al moral les engaña el temporal». Somos amantes de las tórtolas, del medio rural y de la naturaleza en su totalidad, pero no ingenuos tortolitos. Si nuestra querida tórtola está indefensa, nosotros también. Vamos a actuar.

 

Asunción Ruiz, una mujer de mediana edad en su puesto de trabajo.

 

 

Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife

Editorial publicado en el nº 33 de la revista Aves y naturaleza

 

Related Posts
X
HAZTE SOCIO/A SUSCRÍBETE