Última llamada a Europa para que invierta seis mil millones de euros en mares sostenibles

El 3 de diciembre se reúnen las instituciones europeas para decidir el futuro Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) para el periodo 2021-2027

SEO/BirdLife pide a las instituciones europeas un cambio de rumbo en la asignación de los fondos que se dedican al sector pesquero. Se trata del futuro Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) que se va a negociar en el conocido Trílogo (acuerdo al que llegan el Parlamento, el Consejo y la Comisión Europea) el próximo 3 de diciembre . Y lo hace en función de un exhaustivo informe que la ONG lanza hoy y que pone de manifiesto la necesidad de invertir de forma responsable para hacer compatible la pesca con la conservación del medio marino.

En el pasado periodo, las subvenciones a la pesca se dirigieron a potenciar el sector -construcción de nuevas embarcaciones, mejora en la potencia de los motores, implementación de mejoras técnicas, etc.-, sin atender al impacto sobre los recursos pesqueros, y aún menos sobre el ecosistema marino. Dichas ayudas contribuyeron a la sobrecapacitación de la flota, que ha llevado a una situación de sobreexplotación generalizada, así como a severos impactos sobre el medio marino, lo que ha conducido a que esta actividad deje de ser rentable sin el aporte artificial de fondos públicos.

Medidas perjudiciales a evitar
El actual FEMP preveía cambiar el enfoque y dar más peso a aquellas medidas que favorecen la sostenibilidad de la actividad a largo plazo, pero sigue habiendo ayudas que desde SEO/BirdLife se consideran perjudiciales. Así lo muestra el informe de SEO/BirdLife sobre la aplicación del actual FEMP (cuya vigencia va del 2014 al 2020, aunque su ejecución puede alargarse hasta 2023).

De los 6.400 millones de euros que cuenta el actual fondo para toda la Unión Europea, a España le corresponden 1.089 millones, que debe complementar con un presupuesto nacional de 349 millones de euros, según se indica en su programa operativo. Hasta 2018, se han aprobado un total de 4.873 proyectos en España, que han supuesto una financiación pública de 433 millones de euros, lo que supone que tan solo se ha gastado un 30% del presupuesto total disponible. A falta de incorporar la información de los proyectos pendientes de aprobación, desarrollados en los últimos dos años o incluso antes, se prevé un importante remanente que deberá ejecutarse dentro del periodo establecido, hasta 2023.

Sin haber entrado al análisis detallado de todas las prioridades del fondo, que incluye la potenciación de la acuicultura como actividad complementaria a la pesca, el informe identifica un mínimo de 295 millones de euros asignados a medidas consideradas como perjudiciales para el medio marino, de los que se han gastado 55 millones entre 2014 y 2018. Entre estas ayudas se incluye:

– Paralización definitiva. Esta supone el desguace de buques, lo que favorece la reducción de la capacidad pesquera de la flota, pero resulta poco eficaz al permitirse una redistribución de cuotas y esfuerzo entre los barcos que permanecen activas.

– Modernización de motores. Aunque teóricamente los motores nuevos deben tener la misma o inferior potencia motora, los controles al respecto son muy deficientes, lo que abre la puerta a un aumento no controlado del esfuerzo pesquero.

– Ayuda para la compra de barcos de jóvenes pescadores. Se considera que las ayudas a jóvenes pescadores deberían ir dirigidas a formación, mejora de las condiciones laborales y salariales, o asesoramiento en innovación y pesca sostenible.

– Paralización temporal de actividades pesqueras.Estas paralizaciones (también llamadas vedas) permiten mantener una flota sobredimensionada con ayudas públicas, y a menudo atienden más a criterios socioeconómicos que biológicos.

Por otro lado, el informe atribuye una previsión de 428 millones de euros a ayudas que beneficiarían al medio marino, de las que se habrían gastado 168 millones. Cabe destacar, sin embargo, la dificultad existente para evaluar la contribución real de muchos proyectos asignados a medidas que entran dentro de esta categoría, especialmente a la “protección y recuperación de la biodiversidad”, medida que cuenta con numerosos proyectos concedidos al sector pesquero, y en la que se echa en falta la implicación de organismos científicos, universidades y ONG. También se considera insuficiente la inversión en recopilación de datos y control de la actividad pesquera, esenciales para poder entender los impactos de la actividad y la situación de los recursos pesqueros, y a partir de ahí poder realizar una gestión adecuada de los mismos.

Escaso apoyo a la flota artesanal
El informe también destaca el escaso apoyo a la flota artesanal, que tan solo se ha beneficiado de 5,8 millones respecto de los 320 millones de euros gastados por toda la flota pesquera, a pesar de ser la que más dificultades económicas presenta y tiene un papel más relevante desde el punto de vista social.

“Este informe ha servido para hacer una reflexión sobre cómo se han ejecutado los fondos actuales para evitar cometer los mismos errores en el futuro y redirigir las acciones hacia una verdadera transición ecológica de la pesca y no para postergar los objetivos de la PPC” declara Beatriz Barajas, técnica del programa marino de SEO/BirdLife y autora del informe. Por este motivo, en el futuro FEMP se anima a que se destinen 6.000 millones de euros -un 25% de su presupuesto a la protección de los recursos y ecosistemas y otro 25% a la recopilación de datos y al control pesquero-, ya que, actualmente tan solo se destina en torno al 5% para el primer caso y el 7 y 6% respectivamente en el segundo caso, y además que se eliminen todos aquellos subsidios que generan un impacto negativo en el medio.

INFORME COMPLETO:

El uso del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) en España entre 2014- 2018 y recomendaciones para el siguiente periodo

Related Posts
X
HAZTE SOCIO