Corneja común: lo suyo es la chicha

No es fácil de distinguir al cuervo grande de la corneja común. Si los ves posados juntos, se evidencia la diferencia de tamaño del pico y del cuerpo pero, por separado, dan problemas.

En vuelo, la cola de la corneja termina recta o, si está muy abierta, algo redondeada, pero la del cuervo tiene una forma romboidal característica que recuerda a la del alimoche y el quebrantahuesos. En la foto de abajo se aprecia que, cerrada, la de la corneja presenta todas las plumas de la misma longitud, mientras que en el cuervo se verían las centrales sobresaliendo más allá de las laterales. Sin embargo, con las aves posadas resulta complicado apreciar bien la forma de la cola: mejor, como he dicho, en vuelo. Los graznidos son distintos, aunque no en exceso: menos ásperos, más nasales y agudos los de la corneja.

Corneja común. Foto: Salva Solé

De punta de pico a punta de cola mide entre 48 y 53 cm (el cuervo grande mide entre 58 y 69 cm) y, como en todas las aves sin dimorfismo sexual, salvo durante la cópula, no hay modo de distinguir a simple vista los machos de las hebras.

Ya podéis suponer que su dieta es muy variada, aunque prefiere la carroña, a poco que pueda pillarla. No obstante, muchas poblaciones apenas la catan, animalitos atropellados aparte, y se adaptan bien a los recursos alimenticios disponibles en su zona.

A menudo consumen lombrices e invertebrados variados, así como ranas, roedores, huevos y polluelos. Excepcionalmente, en algunos sitios y/o ciertos ejemplares cazan en vuelo cual rapaz de mediano tamaño; como víctimas, se ha reportado la avefría europea y la golondrina común. Solo en última instancia recurre al grano de cereal y semillas diversas, pero lo suyo es la chicha.

Como buen córvido, es una experta oportunista que sabe aprovechar la incidencia humana en el medio ambiente y librarse de lo peor, aunque los venenos y los escopeteros no discriminan. Solo por ser negra, solo por ser lista y por el “delito” ocasional de depredar sobre pollos de especies cinegéticas (dícese de las que solo el hombre tiene derecho a matar) crió mala fama y desde antiguo se la consideró ave de mal agüero. Cito aquí un fragmento del cantar del Mio Cid; A la exida de Bivar ovieron la corneja diestra e entrando a Burgos oviéronla siniestra. La sperstición popular que las perseguía, con la irracionalidad que le es propia, usaba aves como éstas para intentar adivinar por dónde iban a venir los albures, fuesen faustos o funestos.

En España está extendida sobre todo en zonas agrícolas y prados de media y alta montaña. En la cornisa cantábrica se la ve habitualmente en pastos junto al mar. Se la considera residente, aunque cabría la posibilidad de que algunos ejemplares franceses viniesen a este lado de los Pirineos en invierno. El único censo que he encontrado (no los tengo todos controlados, ni de lejos) carece de fecha, aunque no puede ser anterior al año 2000; estimaba la población española de corneja común en entre 320.000 y 530.000 parejas.

Su área de distribución abarca la península ibérica, Francia, Alemania, Reino Unido y Austria. Es escasa pero regular en el sur de Escandinavia. También está presente en Rusia y el Asia templada y boreal. Reside hasta en Japón y la península de Kamchatka.

Durante muchos años, a la corneja cenicienta (Corvus corone cornix) se la consideró una subespecie de la común, aunque parece que últimamente se tiende a clasificarla como especie aparte (Corvus cornix), a pesar de que existen estrechas franjas de hibridación en Escocia, Centroeuropa, Siberia y Asia.

  • Salva Solé
      Salva SoléMiembro del Grupo Local SEO-Barcelona

      Ornitólogo, fotógrafo, viajero y articulista. Socio de SEO/BirdLife desde 2002, colabora con el Grupo Local SEO Barcelona desde su fundación en 2010 y desde el mismo imparte cursos y charlas, también es guía de excursiones ornitológicas divulgativas.

      Web del GL SEO-Barcelona

      Charlamos con Salva Solé

      Artículos de Salva Solé

    Related Posts
    Aves relacionadas con la noticia
    X
    HAZTE SOCIO