Urge conservar el hábitat del legendario picamaderos picomarfil norteamericano - SEO/BirdLife

Urge conservar el hábitat del legendario picamaderos picomarfil norteamericano

Antes de que sea demasiado tarde, el hábitat prioritario del picamaderos picomarfil (Campephilus principalis)  debe ser preservado en Florida y Luisiana. Se trata de una especie de ave que ha alcanzado el estatus de legendario. Aunque oficialmente clasificado como definitivamente o probablemente extintos, este pájaro carpintero –el más grande de Norteamérica y uno de los mayores del mundo- sigue generando avistamientos e investigaciones intensivas sobre su existencia. 

 

Litografía de picamaderos picomarfil (Campephilus principalis) fechada en 1888. Source	Birds of North America; one hundred and nineteen artistic colored plates representing the different species and varities, drawn and colored from nature. Author	Jacob H. Studer, John Graham Bell, Frank Chapman, Theodore Jasper, (artist) ©Wikimedia Commons.

Litografía de picamaderos picomarfil (Campephilus principalis) fechada en 1888.
 ©Wikimedia Commons

Según un nuevo estudio publicado en la  revista Heliyon, el hábitat del picamaderos picomarfil debe ser protegido a pesar de la falta de evidencia definitiva de la existencia de esta especie. Y es que su posible desaparición está muy ligada a la destrucción a gran escala de su hábitat original. 

En la actualidad, los trabajos de conservación de este tipo de especies requieren pruebas fotográficas indiscutibles, que según la investigación, podrían tardar muchos años en obtenerse, y tal vez para entonces sea demasiado tarde.

 

Amenazado por la destrucción del hábitat pero también otros factores, esta icónica especie ha sido declarada extinta y redescubierta varias veces. Ahora, y  después de diez avistamientos durante una búsqueda que ha durado ocho años, Michael Collins, del Laboratorio Naval de Investigación de EEUU y principal autor del trabajo, cree que el picamaderos está vivo y defiende que el  pájaro necesita nuestros esfuerzos de conservación ahora, con independencia de que se haya probado su existencia de forma fehaciente.

 

¿Por qué cuesta tanto conseguir pruebas? La especie viven en vastos bosques pantanosos en América del Norte -Florida y Luisiana en particular-, que son difíciles y peligrosos de acceder pues son zonas de  caimanes, jabalíes y serpientes venenosas. Es más: la espesa vegetación impide ver a unos metros de distancia, lo que supone todo un desafío para realizar la búsqueda de esta especie en un área de más de 100 kilómetros cuadrados.

 

Ave muy esquiva

Además, los picamaderos son altamente evasivos y desconfían del contacto humano, ocultándose y manteniéndose callados ante el primer signo de amenaza. Usando estos factores de comportamiento y de hábitat, Collins ha podido cuantificar aproximadamente la “evasividad” de esta ave, concluyendo que llevaría mucho más tiempo fotografiar al picamaderos picomarfil que a otros pájaros norteamericanos igualmente de raros.

 

El análisis sugiere que tenemos que adoptar un enfoque más pragmático para documentar esta especie, mientras que todavía estemos a tiempo de salvarla de la extinción. En el pasado, los avistamientos han llevado a intensos esfuerzos para obtener una foto. Pero además de ser caro, ineficiente e ineficaz, este enfoque podría interferir con las épocas de nidificación de las aves.

 

 

Related Posts
X
HAZTE SOCIO/A SUSCRÍBETE