Existe amnesia ecológica, y eso tiene un precio - SEO/BirdLife

Existe amnesia ecológica, y eso tiene un precio

Un psicólogo ambiental, un ecólogo, un pediatra y una gestora de recursos ambientales han tratado de dar respuestas, en el XXI Congreso Español de Ornitología, a una pregunta tan de sentido común como precisa en estos tiempos: ¿Por qué necesitamos aire libre y vida silvestre? Lo hacían dentro de la mesa redonda Biofilia y conexión con la naturaleza, que ha acaparado gran atención entre los asistentes al encuentro.

 

Mesa sobre biofilia ©

Mesa sobre biofilia ©SEO/BirdLife

Entre las conclusiones, frases contundentes, como la constatación de que por primera vez los niños tienen hoy una menor esperanza de vida que sus padres, que hemos construido un estilo de vida en el que el contacto con la naturaleza no cuenta y que nos estamos jugando la vida por la contaminación ambiental

José Antonio Corraliza, catedrático de Psicología Ambiental de la Universidad Autónoma de Madrid; César López, profesor del Departamento de Ecología de la misma universidad; Soledad Román, directora general de la Fundación Roger Torné, y Manuel Praena, profesor asociado de Pediatría de la Universidad de Sevilla y coordinador del Grupo de Educación y Salud en Asma, han sido los cuatro especialistas convocados a esta mesa.

 

Participantes en la mesa sobre biofilia ©SEO/BirdLife

Participantes en la mesa sobre biofilia ©SEO/BirdLife

Entre los cuatro, más conclusiones relevantes que llegan, algunas, a ser máximas:

-La naturaleza nos ayuda no solo a estar sino a ser mejores.

-El contacto con la naturaleza no es una moda, es una necesidad básica de nuestro sistema nervioso, que no está adaptado a los modos de vida actuales.

-Existe “amnesia ecológica” y eso tiene un precio.

-A los niños les afecta más que a los adultos la contaminación ambiental. Respiran más cerca de algunas fuentes de emisión, como los tubos de escape de los coches y, además, respiran más deprisa.

-Las manifestaciones asmáticas son mayores en niños que viven cerca de zonas más contaminadas.

-Existe un trastorno que muchos no conocen: el trastorno por déficit de naturaleza.

-Según estudios realizados en distintos ámbitos hospitalarios, a mayor cercanía con la naturaleza menos estrés.

-Cuando nos hacemos la pregunta ¿por qué necesitamos naturaleza? es que algo falla.

-La biofilia nos ayuda a entender y gestionar el entorno.

-El contacto de los niños con la naturaleza ayuda a superar problemas no solo respiratorios sino, en los últimos tiempos, de ansiedad, de déficit de atención y de retraso madurativo.

-Existe una gran diferencia entre contactar con la naturaleza y consumir naturaleza; esto último significa incorporar a la naturaleza en el modelo económico-social insostenible dominante en muchas sociedades.

-Aparte de salir al encuentro de la naturaleza hay que meter la naturaleza en la ciudad y en la vida diaria.

 

 

Related Posts
X
HAZTE SOCIO/A SUSCRÍBETE