La UE pone en riesgo en Quito la prohibición del plomo y del diclofenaco - SEO/BirdLife

La UE pone en riesgo en Quito la prohibición del plomo y del diclofenaco

· El plomo es el causante de la muerte de decenas de millones de aves cada año y pone en riesgo la salud de los cazadores

· El diclofenaco es un medicamento veterinario que acabó con las poblaciones de buitres del subcontienente Indio y pone en riesgo la supervivencia de las rapaces carroñeras del planeta

· SEO/BirdLife exige a la UE que respete la resolución emanada del el grupo de trabajo de la CMS y su Consejo Científico

 

Una de las resuluciones pedirá la erradicación del plomo en la munición de caza ©Shutterstock.ocm

Munición de caza de plomo ©Shutterstock.ocm

 

En la Conferencia de las Partes de la Convención sobre la conservación de las especies migratorias de animales silvestres (CMS) se está debatiendo la prohibición del plomo y del diclofenaco. El escenario era prometedor ya que el grupo de trabajo de la CMS y su Consejo Científico llevaron a la Conferencia un documento muy completo. Sin embargo, cuando todos los países parecían dispuestos a tomar una decisión histórica la UE rompe el consenso.

La UE ha exigido rebajar de tal modo las exigencias de la resolución, que apenas si se reconoce algún compromiso. Por si fuera poca laxitud, también propone incorporar un párrafo indicando la no obligatoriedad ni compromiso legal que deriva de su adopción. Juan Carlos Atienza, Director de Conservación de SEO/BirdLife y presente en la Conferencia considera que “estas modificaciones desvirtúan completamente el espíritu de la resolución e, incluso, de la convención misma, porque, al rebajar tanto las exigencias, no garantizan el mínimo imprescindible de compromiso. Además, el introducir cláusulas que no obligan a nada crea una situación de desigualdad en el cumplimiento que causan un desequilibrio entre las Partes firmantes. Un proceso que, en teoría, debería liderar la UE se encuentra, sin embargo, lastrado por estas modificaciones”.

La resolución propone prevenir y eliminar en lo posible el envenenamiento de las aves migratorias, a través, por ejemplo, del uso adecuado y responsable de insecticidas, el control exhaustivo del uso de rodenticidas, la sustitución de fármacos peligrosos para la avifauna, como el diclofenaco, por otros demostrados seguros y la sustitución del plomo en los proyectiles de caza y en los lastres de aperos de pesca por materiales no tóxicos.

El representante de SEO/BirdLife preguntó al portavoz de la Unión europea si esto quería decir que la UE no tenía intención de prevenir el envenenamiento de las aves migratorias recibiendo un lacónico “Esto es lo que hay”.

Desde SEO/BirdLife reclamamos a la UE que respete al máximo la propuesta del Comité Científico. Según Juan Carlos Atienza, “en los días que quedan, BirdLife International, la organización conservacionista más grande del planeta, seguirá apoyando la resolución original que supone, a nuestro entender, el mínimo imprescindible de compromiso. España, que ha dado muchas veces ejemplo en la lucha contra el veneno, debería trabajar dentro de la UE para poner un poco de cordura. Da la impresión que la UE ha pasado de ser un motor para la conservación de la biodiversidad a ser un lastre”.

Ésta resolución es una de las más importantes que se debería aprobar en esta COP. La migración de las aves, por su propio carácter, depende de que se aseguren unos compromisos de conservación todo a lo largo de los corredores migratorios. Este es el objetivo de la propia convención, de modo que las partes firmantes se comprometan a unas acciones coordinadas y coherentes con la conservación de las aves. Estas sirven, así mismo, como elementos de vigilancia sobre cambios de alcance global, como el cambio climático. Sin embargo, las aves se encuentran con múltiples amenazas entre las que es muy importante el riesgo de intoxicación. Las fuentes de productos tóxicos son diversas, pero se agrupan, principalmente, en pesticidas, productos zoosanitarios y contaminantes, como el plomo.

La toxicidad del plomo es bien conocida desde hace muchas décadas y se reconoce que una de las principales fuentes es el plomo utilizado en la munición de caza. De hecho, se ha prohibido ya en numerosos países. Los perdigones y fragmentos de bala pueden alojarse en los tejidos e intoxicar al animal, o la persona que lo consuma. La intoxicación, letal en muchos casos, se denomina plumbismo o saturnismo y produce fallos en el metabolismo y, muy en particular al sistema nervioso. Estos perdigones los ingieren los depredadores cuando se encuentran alojados en la carne de la presa o bien se ingieren cuando los toman como alimento o los buscan para ayudar a efectuar la digestión. Los síntomas son de diversa índole, pero principalmente afectan al sistema nervioso y causan daños irreversibles y, en casos extremos, la muerte. El plomo se ha eliminado de muchos otros productos, como la gasolina o las pinturas) precisamente por el riesgo de intoxicación para las personas. La munición es, probablemente, la última fuente importante de plomo.

Existen alternativas al plomo con eficacia semejante, y que no producen esos efectos nocivos y que se han probado en países como Dinamarca.

 

 

Related Posts
X
HAZTE SOCIO/A SUSCRÍBETE