El frío trae las últimas grullas a la Península - SEO/BirdLife

El frío trae las últimas grullas a la Península

En el mes de octubre, bajo el tiempo anticiclónico reinante, aparecieron los primeros ejemplares de grulla común en nuestras latitudes. Ahora, el frío de la última semana está finalmente empujando a los grandes contingentes de grullas hacia el sur.

 

En esos días de comienzos de otoño, el anticiclón se instaló al norte de la península Ibérica, lo que produjo la entrada de vientos de componente norte que favorecieron el paso y la migración de los primeros bandos que cruzaron los Pirineos. Sin embargo, esas temperaturas benignas de finales de octubre y principios de noviembre retrasaron la llegada de bandos importantes, que están teniendo su pico de entrada en estos momentos.

 

Bando de grullas en vuelo ©Tatavasco Imágenes

 

Gallocanta, punto de encuentro

Como es habitual, gran parte de estos efectivos se están concentrando en la laguna de Gallocanta, entre las provincias de Teruel y Zaragoza, uno de los lugares más importantes para el descanso y parada de esta especie en su ruta migratoria. En momentos concretos de los meses de noviembre y febrero se alcanzan las máximas concentraciones, que pueden superar las 100.000 aves.

 

Evolución del número grullas que pasan el invierno en España. Fuente: SEO/BirdLife

En estos días Gallocanta acoge unas 40.000 aves, pero la llegada de la masa de aire frío del norte ha precipitado la partida muchos ejemplares rumbo a los principales lugares de invernada, en las dehesas occidentales de la península Ibérica. Los habitantes de numerosos pueblos y ciudades ubicados en su ruta migratoria han podido deleitarse del paso de miles de grullas atravesando sus cielos. Incluso su escandaloso “trompeteo” delata su presencia en ciudades tan ruidosas como Madrid. Estos grupos que avanzan en bandos con forma de “flecha” pueden verse desde primeras horas de la mañana hasta ya entrada la noche.

 

Visitante invernal

La grulla común es un ave migradora que ocupa distintos territorios a lo largo del año. Dentro de las diferentes rutas seguidas por la especie, España es el principal cuartel de invernada en la ruta europea occidental. Esta travesía es seguida por la mayoría de las aves que crían en Noruega, Suecia y Alemania, así como por una proporción variable de aves de Finlandia, Polonia, países bálticos y oeste de Rusia.

 

Localización de los puntos de invernada de la grulla en invierno en España. Fuente: SEO/BirdLife

A lo largo del último siglo el área de ocupación en invierno ha variado, con una clara tendencia a ocupar latitudes más norteñas. La población que inverna en España supera los 150.000 individuos. No obstante, su población muestra crecimiento o tendencia positiva y esto se refleja en el número de aves que se encuentra en esta estación. Este crecimiento de invernantes en España obedece al incremento de la población reproductora en Europa y no a las características de los inviernos.

 

Durante estos días sigue el goteo de pequeños grupos entrando por el Pirineo, principalmente por Navarra, a través de puertos de montaña como Organbidexka y Lindux. Tras pasar este sistema montañoso muchas de ellas descansarán en algunas de las lagunas navarras o aragonesas para después dirigirse en su mayoría a las dehesas extremeñas, donde pasan gran parte del invierno. Las bellotas de encinas y alcornoques, son su principal alimento, pero también plantas, semillas e insectos que cazan en los rastrojos. Mientras, sus cuarteles de verano, en el norte y centro de Europa, están ahora cubiertos de nieve.

 

La grulla común es una de las 14 especies de aves migratorias comunes utilizadas en el programa Aves y clima. El estudio de los registros de las primeras llegadas y últimas partidas de estas especies a lo largo de los años ayuda a conocer cómo influye el cambio climático en el comportamiento de las aves y en otros seres vivos.

 

 

 

 

 

Related Posts
X
HAZTE SOCIO/A SUSCRÍBETE